Buscar
  • M.C. Fernández-Calderón

La fuente de la Eterna Juventud, los telómeros, clave para el tratamiento del Cáncer.


Hoy he recuperado la entrevista que desde la Revista Retina realizaron a María Blasco. Para quienes no la conozcan, deciros que es un referente en la investigación en Cáncer, y Directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) desde 2011.

¿Por qué los telómeros son la fuente de la Eterna Juventud?, ¿Y qué son?. Los telómeros se encuentran en los extremos de nuestros cromosomas. Son regiones, "caperuzas", que tienen la función de proteger y dar estabilidad estructural a nuestros cromosomas. Se estima que una célula se puede dividir unas 60 veces en toda nuestra vida. Y con cada una de esas divisiones, los telómeros también se van "desgastando", es decir, se acortan. Aunque también se pueden acortar por otros motivos.

Se pretende estimar la edad de una célula u organismo dependiendo de la longitud de los telómeros. De tal forma, que se intenta utilizar esa longitud cómo marcador de envejecimiento.

Es una utopía ser inmortales, pero No es un una utopía alargar la vida de los humanos. La inmortalidad de las células existe y es la causa de que células malignas se dividan ilimitadamente.

El equipo que lidera ha conseguido aumentar la vida media de los ratones. O dicho de otra forma, han conseguido retrasar el envejecimiento en ratones. Extrapolar este concepto al ser humano, supondría aumentar su vida máxima bajo un buen estado de salud. La importancia radica en que el envejecimiento es la causa de muchas de las enfermedades.

La enzima encargada de realargar los telómeros es la telomerasa. Desgraciadamente, o por suerte, no está en el individuo adulto, ya que puede ayudar a las células malignas a sobrevivir. Solo está en las células en el comienzo de nuestras vidas, cuando las células son pluripotentes (células madres) y van a crear todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo.

El grupo de María ha conseguido generar ratones en los que la enzima telomerasa está en el organismo adulto, retrasando el envejecimiento. Pero como el envejecimiento no se considera una enfermedad, no se pueden hacer este tipo de ensayos en personas. Además, este procedimiento para crear transgénicos, obviamente no se puede realizar en humanos. De modo que, se intenta activar de nuevo a la telomerasa en el adulto, cuando se necesite, para obtener el beneficio de células y tejidos jóvenes.

Qué sencillo sería entonces, que esos telómeros no se acortaran nunca. Sin embargo, porque esos telómeros no se acortan en las células del cáncer, hay que investigar también otras vías. Si se lograra destruir los telómeros de estas células, se lograría frenar el crecimiento de los tumores. Desde el CNIO también se ha creado un programa de desarrollo de fármacos, que puedan destruir los telómeros en células tumorales. Han encontrado estos fármacos, y han demostrado que pueden bloquear el crecimiento tumoral en ratones.

Otro concepto que quiero añadir son los genes supresores de tumores, que también ayudan a eliminar las células dañadas. Son genes que ayudan a recoger la basura (células malignas) de nuestro organismo. El mejor entendimiento de la telomerasa, telómeros y genes supresores de tumores es una de las claves para poner freno al cáncer.

El futuro de la medicina está en terapias personalizadas. Y cada vez, estamos más cerca.

Fuente: Rejuvenecer para curar lo incurable.

Recomiendo su lectura.

#Científicas #Cáncer #MaríaBlasco #Telómeros

42 vistas

  Algo de Ciencia

© 2017 by María Coronada Fernández Calderón. Proudly created with Wix.com